Recetas tradicionales

La Asociación de Cerveceros dice que el número de cervecerías de EE. UU. Está en su nivel más alto

La Asociación de Cerveceros dice que el número de cervecerías de EE. UU. Está en su nivel más alto


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Es oficial: 2015 es el año de la cervecera artesanal.

AP

Kevin O'Leary, copropietario de Ardent Craft Ales, toma una muestra de cerveza Persimmon en su planta de elaboración de cerveza en Richmond, VA.

Según la Asociación Nacional de Cerveceros, un grupo de defensa de los cerveceros artesanales, la cantidad de cervecerías en los EE. UU. Ha alcanzado un máximo histórico, superando el récord anterior del siglo XIX, una época en la que las grandes cerveceras realmente no existían.

En noviembre de 1873, había 4.131 fábricas de cerveza en el país.

"Este es un logro notable y es solo el comienzo", dijo Bart Watson, economista jefe de la Asociación de Cerveceros. "La cerveza siempre ha sido un sello distintivo de este país y es aún más evidente hoy en día a medida que la cultura cervecera de Estados Unidos continúa expandiéndose".

Actualmente, hay 15 estados que albergan más de 100 fábricas de cerveza, incluidas California, Washington, Colorado, Oregón, Nueva York, Pensilvania y Texas, con más de dos fábricas de cerveza que abren en promedio cada día.

En 1873, Nueva York era el estado con mayor producción de cerveza con 2,9 millones de barriles producidos. Hoy, Pensilvania tiene ese honor con 4,1 millones de barriles producidos en 2014.

La Asociación de Cerveceros cree que el país está regresando a una época de “cultura cervecera localizada” donde las personas se preocupan más por apoyar a las comunidades locales, y tienen más opciones, a través de sus hábitos de bebida.

“Todavía hay miles de ciudades sin una cervecería actualmente, pero con poblaciones potencialmente lo suficientemente grandes como para mantener una”, dijo Watson. “Dado que los amantes de la cerveza continúan deseando opciones innovadoras con más sabor de las cervecerías locales pequeñas e independientes, existen amplias oportunidades para los participantes bien diferenciados y de alta calidad en el mercado”.

  • Las 10 casas embrujadas más aterradoras de Estados Unidos
  • Alguien está robando cortes de carne de vaca de vacas vivas en Canadá
  • El sushi de mantequilla es la última moda gastronómica
  • Productores de carne critican informe de la OMS que vincula la carne procesada y el cáncer

Este artículo se publicó originalmente el 4 de diciembre de 2015.


Por qué el conteo más alto de cervecerías de EE. UU. Sigue siendo algo deprimente

Hemos alcanzado un hito importante en la historia de la cerveza estadounidense: en 2015, EE. UU. Tenía 4.269 cervecerías, más cervecerías que nunca, y finalmente batió el récord de 1873, según la Asociación de Cerveceros. La cuestión es que estos datos se presentan sin un contexto histórico bastante necesario. En 1873, Ulysses S. Grant comenzaba su segundo mandato como presidente de los Estados Unidos, la banda Jesse James estaba robando trenes en el oeste, la población nacional acababa de superar los 38,5 millones y Estados Unidos contaba con 4.131 cervecerías. Esto parecería un claro motivo de celebración, ¿verdad? 1873 defendió su récord de & # 8220 más cervecerías & # 8221 durante 142 años, ¡y nosotros, los titanes modernos del conocimiento de la cerveza, finalmente lo hemos derrotado! ¡Woooh! ¡ESTADOS UNIDOS! ¡ESTADOS UNIDOS! Pero, ¿por qué tomó tanto tiempo? ¿Es posible que un simple recuento pueda tener la misma relevancia o significado hoy que en ese entonces?

Artículos relacionados

Propaganda de la era de la prohibición y un busto del reverendo Howard Hyde Russell, fundador de la Anti-Saloon League.

Fui a ver la colección de Anti-Saloon League en la Biblioteca Pública de Westerville en Westerville, Ohio, en las afueras de Columbus, para obtener un poco de crédito adicional y me pareció bastante alucinante que el centro de todo lo que hizo la ASL esté en mi propio patio trasero. Pude registrar realmente lo que sucedió durante ese período de tiempo, cómo se moldeó la opinión pública y cómo aparecen las cosas diferentes hoy a través de la lente del movimiento moderno de la cerveza artesanal. Al salir del museo, caminé a toda velocidad siete minutos por la calle en busca de un poco de justicia poética posterior a la Prohibición con una pinta relajante de la cerveza Pale Ale de Temperance Row Brewing de Westerville, que lleva el nombre del radical movimiento de templanza y conocido portador de hachas Carrie Nation. ) y comenzó a darse cuenta de que Estados Unidos probablemente nunca se recuperará por completo de todos los traspiés culturales, políticos, sociales y económicos que tuvieron lugar durante la Prohibición. Es un poco triste que la gente esté considerando el recuento de cervecerías de la Asociación de Cerveceros desde un lugar de “¡Finalmente, los últimos vestigios de la Prohibición pueden ser relegados completamente al pasado! ¡Me alegro de que haya terminado, seguro que fue un inconveniente! "

Sin embargo, seamos realistas: de ninguna manera es tan simple. Sí, es mejor que EE. UU. Registre más fábricas de cerveza que nunca y que el público se esté educando progresivamente sobre los aspectos deseables de los ingredientes, los procesos y la innovación de las cervezas de calidad, entre otras cosas. Pero 4.269 cervecerías en 2015 no pueden equivaler directamente a una conclusión socioeconómica neta positiva solo porque ahora hay un 3 por ciento más de lo que existía hace un siglo y medio. Por un lado, asumiendo las estimaciones de población de EE. UU. Del 1 de julio de 2015 de 321,418,820, la población de EE. UU. Ha crecido alrededor de un 735 por ciento desde 1873. Ahora, estos datos están sesgados ya que no excluyen a los niños y a los no bebedores, pero permítanme dar Tienes una idea general de la escala de la diferencia: si bien solía haber una fábrica de cerveza por cada 9.320 personas en el país, en 2015 había una fábrica de cerveza por cada 75.291 personas. Si comparamos los números de cervecerías en diferentes períodos de tiempo como una comparación directa de manzanas con manzanas, deberíamos tener más de 35.000 cervecerías antes de sacar los sombreros de fiesta.

El museo & # 8217s conjunto de la Enciclopedia estándar del problema del alcohol. Sí, existe una enciclopedia de problemas con el alcohol. Gracias, Prohibición.

También tenemos que reconocer algunas diferencias descaradamente obvias entre los dos períodos. Para empezar, las redes de distribución y la tecnología son ridículamente diferentes en términos de refrigeración, empaque y poder adquisitivo del estadounidense promedio. Los dos períodos de tiempo son mundos separados y escapan en gran medida a la comparación. Pero incluso si tuviéramos que corregir la población, la tecnología y otras diferencias declaradas anteriormente, ¿qué pasa con las leyes? Seriamente, cada El estado en la unión ha anticuado la legislación de la era de la Prohibición arraigada en la ignorancia de una era pasada que todavía de alguna manera se está aplicando activamente. Ohio tiene un límite impuesto a las cervezas producidas y vendidas dentro del estado que dicta que deben estar por debajo del 12 por ciento de ABV en Tennessee, el estado considera que todas las cervezas con ABV por encima del 6.2 por ciento son cervezas de & # 8220 de alta densidad & # 8221, que deben venderse en licorerías Oklahoma actualmente requiere que cualquier cerveza por encima del 3.2 por ciento de ABV no se venda fría fuera de una licorería y hay una batalla legislativa en curso en Georgia en este momento, donde los cerveceros artesanales se han visto obligados a luchar extensamente solo para lograr una autonomía comercial de sentido común con respecto a los recorridos por las cervecerías. Estos ejemplos apenas arañan la superficie de nuestra realidad jurídica. ¿Cuál es la lógica que rodea a estas leyes arcaicas? Respuesta: ninguno, fuera de una ignorancia vestigial que todos permitimos complacientemente que persista dentro de nuestra sociedad mucho después de que nosotros, como nación, reconociéramos la Prohibición, el Experimento Noble, fue un fracaso épico.

Lo que estoy diciendo es que quizás todos deberíamos estar un poco más cabreados por lo que sugieren los datos de la Asociación de Cerveceros, desde el tiempo que nos ha llevado recuperar los números de nuestras cervecerías, hasta reconocer que algunas de las mismas agendas políticas que nos llevaron a la Prohibición en primer lugar, todavía están bastante presentes en la cultura actual. En medio de todo el crecimiento, optimismo y entusiasmo de la revolución de la cerveza artesanal, si consideramos nuestra historia y cultura en su conjunto, en 4.269 cervecerías en 2015, es evidente que algo todavía nos está frenando.


Por qué el conteo más alto de cervecerías de EE. UU. Sigue siendo algo deprimente

Hemos alcanzado un hito importante en la historia de la cerveza estadounidense: en 2015, EE. UU. Tenía 4.269 cervecerías, más cervecerías que nunca, y finalmente batió el récord de 1873, según la Asociación de Cerveceros. La cuestión es que estos datos se presentan sin un contexto histórico bastante necesario. En 1873, Ulysses S. Grant comenzaba su segundo mandato como presidente de los Estados Unidos, la banda Jesse James estaba robando trenes en el oeste, la población nacional acababa de superar los 38,5 millones y Estados Unidos contaba con 4.131 cervecerías. Esto parecería un claro motivo de celebración, ¿verdad? 1873 defendió su récord de & # 8220 más cervecerías & # 8221 durante 142 años, ¡y nosotros, los titanes modernos del conocimiento de la cerveza, finalmente lo hemos derrotado! ¡Woooh! ¡ESTADOS UNIDOS! ¡ESTADOS UNIDOS! Pero, ¿por qué tomó tanto tiempo? ¿Es incluso posible que un simple recuento pueda tener la misma relevancia o significado hoy que en ese entonces?

Artículos relacionados

Propaganda de la era de la prohibición y un busto del reverendo Howard Hyde Russell, fundador de la Anti-Saloon League.

Fui a ver la colección de la Anti-Saloon League en la Biblioteca Pública de Westerville en Westerville, Ohio, en las afueras de Columbus, para obtener un poco de crédito extra y me pareció bastante alucinante que el centro de todo lo que hizo la ASL esté en mi propio patio trasero. Pude registrar realmente lo que sucedió durante ese período de tiempo, cómo se moldeó la opinión pública y cómo aparecen las cosas diferentes hoy a través de la lente del movimiento moderno de la cerveza artesanal. Al salir del museo, caminé a toda velocidad siete minutos por la carretera en busca de un poco de justicia poética posterior a la Prohibición con una pinta relajante de la cerveza Pale Ale de Temperance Row Brewing de Westerville, que lleva el nombre del radical movimiento de templanza y conocido portador de hachas Carrie Nation. ) y comenzó a darse cuenta de que Estados Unidos probablemente nunca se recuperará por completo de todos los traspiés culturales, políticos, sociales y económicos que tuvieron lugar durante la Prohibición. Es un poco triste que la gente esté considerando el recuento de cervecerías de la Asociación de Cerveceros desde un lugar de “¡Finalmente, los últimos vestigios de la Prohibición pueden ser relegados completamente al pasado! ¡Me alegro de que haya terminado, seguro que fue un inconveniente! "

Sin embargo, seamos realistas: de ninguna manera es tan simple. Sí, es mejor que EE. UU. Registre más fábricas de cerveza que nunca y que el público se esté educando progresivamente sobre los aspectos deseables de los ingredientes, los procesos y la innovación de las cervezas de calidad, entre otras cosas. Pero 4.269 cervecerías en 2015 no pueden equivaler directamente a una conclusión socioeconómica neta positiva solo porque ahora hay un 3 por ciento más de lo que existía hace un siglo y medio. Por un lado, asumiendo las estimaciones de población de EE. UU. Del 1 de julio de 2015 de 321,418,820, la población de EE. UU. Ha crecido alrededor de un 735 por ciento desde 1873. Ahora, estos datos están sesgados ya que no excluyen a los niños y a los no bebedores, pero permítanme dar Tienes una idea general de la escala de la diferencia: si bien solía haber una fábrica de cerveza por cada 9.320 personas en el país, en 2015 había una fábrica de cerveza por cada 75.291 personas. Si comparamos los números de cervecerías en diferentes períodos de tiempo como una comparación directa de manzanas con manzanas, deberíamos tener más de 35.000 cervecerías antes de sacar los sombreros de fiesta.

El museo & # 8217s conjunto de la Enciclopedia estándar del problema del alcohol. Sí, existe una enciclopedia de problemas con el alcohol. Gracias, Prohibición.

También tenemos que reconocer algunas diferencias descaradamente obvias entre los dos períodos. Para empezar, las redes de distribución y la tecnología son ridículamente diferentes en términos de refrigeración, empaque y poder adquisitivo del estadounidense promedio. Los dos períodos de tiempo son mundos distintos y escapan en gran medida a la comparación. Pero incluso si tuviéramos que corregir la población, la tecnología y otras diferencias declaradas anteriormente, ¿qué pasa con las leyes? Seriamente, cada El estado en la unión ha anticuado la legislación de la era de la Prohibición arraigada en la ignorancia de una era pasada que todavía de alguna manera se está aplicando activamente. Ohio tiene un límite impuesto a las cervezas producidas y vendidas dentro del estado que dicta que deben estar por debajo del 12 por ciento de ABV en Tennessee, el estado considera que todas las cervezas con ABV por encima del 6.2 por ciento son cervezas de & # 8220 de alta densidad & # 8221, que deben venderse en licorerías Oklahoma actualmente requiere que cualquier cerveza por encima del 3.2 por ciento de ABV no se venda fría fuera de una licorería y hay una batalla legislativa en curso en Georgia en este momento, donde los cerveceros artesanales se han visto obligados a luchar extensamente solo para lograr una autonomía comercial de sentido común con respecto a los recorridos por las cervecerías. Estos ejemplos apenas arañan la superficie de nuestra realidad jurídica. ¿Cuál es la lógica que rodea a estas leyes arcaicas? Respuesta: ninguno, fuera de una ignorancia vestigial que todos permitimos complacientemente que persista dentro de nuestra sociedad mucho después de que nosotros, como nación, reconociéramos la Prohibición, el Experimento Noble, fue un fracaso épico.

Lo que estoy diciendo es que quizás todos deberíamos estar un poco más cabreados por lo que sugieren los datos de la Asociación de Cerveceros, desde el tiempo que nos ha llevado recuperar los números de nuestras cervecerías, hasta reconocer que algunas de las mismas agendas políticas que nos llevaron a la Prohibición en primer lugar, todavía están bastante presentes en la cultura actual. En medio de todo el crecimiento, optimismo y entusiasmo de la revolución de la cerveza artesanal, si consideramos nuestra historia y cultura en su conjunto, en 4.269 cervecerías en 2015, es evidente que algo todavía nos está frenando.


Por qué el conteo más alto de cervecerías de EE. UU. Sigue siendo algo deprimente

Hemos alcanzado un hito importante en la historia de la cerveza estadounidense: en 2015, EE. UU. Tenía 4.269 cervecerías, más cervecerías que nunca, y finalmente batió el récord de 1873, según la Asociación de Cerveceros. La cuestión es que estos datos se presentan sin un contexto histórico bastante necesario. En 1873, Ulysses S. Grant comenzaba su segundo mandato como presidente de los Estados Unidos, la banda Jesse James estaba robando trenes en el oeste, la población nacional acababa de superar los 38,5 millones y Estados Unidos contaba con 4.131 cervecerías. Esto parecería un claro motivo de celebración, ¿verdad? 1873 defendió su récord de & # 8220 más cervecerías & # 8221 durante 142 años, ¡y nosotros, los titanes modernos del conocimiento de la cerveza, finalmente lo hemos derrotado! ¡Woooh! ¡ESTADOS UNIDOS! ¡ESTADOS UNIDOS! Pero, ¿por qué tomó tanto tiempo? ¿Es posible que un simple recuento pueda tener la misma relevancia o significado hoy que en ese entonces?

Artículos relacionados

Propaganda de la era de la prohibición y un busto del reverendo Howard Hyde Russell, fundador de la Anti-Saloon League.

Fui a ver la colección de la Anti-Saloon League en la Biblioteca Pública de Westerville en Westerville, Ohio, en las afueras de Columbus, para obtener un poco de crédito extra y me pareció bastante alucinante que el centro de todo lo que hizo la ASL esté en mi propio patio trasero. Pude registrar realmente lo que sucedió durante ese período de tiempo, cómo se moldeó la opinión pública y cómo aparecen las cosas diferentes hoy a través de la lente del movimiento moderno de la cerveza artesanal. Al salir del museo, caminé a toda velocidad siete minutos por la carretera en busca de un poco de justicia poética posterior a la Prohibición con una pinta relajante de la cerveza Pale Ale de Temperance Row Brewing de Westerville, que lleva el nombre del radical movimiento de templanza y conocido portador de hachas Carrie Nation. ) y comenzó a darse cuenta de que Estados Unidos probablemente nunca se recuperará por completo de todos los traspiés culturales, políticos, sociales y económicos que tuvieron lugar durante la Prohibición. Es un poco triste que la gente esté considerando el recuento de cervecerías de la Asociación de Cerveceros desde un lugar de “¡Finalmente, los últimos vestigios de la Prohibición pueden ser relegados completamente al pasado! ¡Me alegro de que haya terminado, seguro que fue un inconveniente! "

Sin embargo, seamos realistas: de ninguna manera es tan simple. Sí, es mejor que EE. UU. Registre más fábricas de cerveza que nunca y que el público se esté educando progresivamente sobre los aspectos deseables de los ingredientes, los procesos y la innovación de las cervezas de calidad, entre otras cosas. Pero 4.269 cervecerías en 2015 no pueden equivaler directamente a una conclusión socioeconómica neta positiva solo porque ahora hay un 3 por ciento más de lo que existía hace un siglo y medio. Por un lado, asumiendo las estimaciones de población de EE. UU. Del 1 de julio de 2015 de 321,418,820, la población de EE. UU. Ha crecido alrededor de un 735 por ciento desde 1873. Ahora, estos datos están sesgados ya que no excluyen a los niños y a los no bebedores, pero permítanme dar Tienes una idea general de la escala de la diferencia: si bien solía haber una fábrica de cerveza por cada 9.320 personas en el país, en 2015 había una fábrica de cerveza por cada 75.291 personas. Si comparamos los números de cervecerías en diferentes períodos de tiempo como una comparación directa de manzanas con manzanas, deberíamos tener más de 35.000 cervecerías antes de sacar los sombreros de fiesta.

El museo & # 8217s conjunto de la Enciclopedia estándar del problema del alcohol. Sí, existe una enciclopedia de problemas con el alcohol. Gracias, Prohibición.

También tenemos que reconocer algunas diferencias descaradamente obvias entre los dos períodos. Para empezar, las redes de distribución y la tecnología son ridículamente diferentes en términos de refrigeración, empaque y poder adquisitivo del estadounidense promedio. Los dos períodos de tiempo son mundos distintos y escapan en gran medida a la comparación. Pero incluso si tuviéramos que corregir la población, la tecnología y otras diferencias declaradas anteriormente, ¿qué pasa con las leyes? Seriamente, cada El estado en la unión ha anticuado la legislación de la era de la Prohibición arraigada en la ignorancia de una era pasada que todavía de alguna manera se está aplicando activamente. Ohio tiene un límite impuesto a las cervezas producidas y vendidas dentro del estado que dicta que deben estar por debajo del 12 por ciento de ABV en Tennessee, el estado considera que todas las cervezas con ABV por encima del 6.2 por ciento son cervezas de & # 8220 de alta densidad & # 8221, que deben venderse en licorerías Oklahoma actualmente requiere que cualquier cerveza por encima del 3.2 por ciento de ABV no se venda fría fuera de una licorería y hay una batalla legislativa en curso en Georgia en este momento, donde los cerveceros artesanales se han visto obligados a luchar extensamente solo para lograr una autonomía comercial de sentido común con respecto a los recorridos por las cervecerías. Estos ejemplos apenas arañan la superficie de nuestra realidad jurídica. ¿Cuál es la lógica que rodea a estas leyes arcaicas? Respuesta: ninguno, fuera de una ignorancia vestigial que todos permitimos complacientemente que persista dentro de nuestra sociedad mucho después de que nosotros, como nación, reconociéramos la Prohibición, el Experimento Noble, fue un fracaso épico.

Lo que estoy diciendo es que quizás todos deberíamos estar un poco más cabreados por lo que sugieren los datos de la Asociación de Cerveceros, desde el tiempo que nos ha llevado recuperar los números de nuestras cervecerías, hasta reconocer que algunas de las mismas agendas políticas que nos llevaron a la Prohibición en primer lugar todavía están posiblemente bastante presentes en la cultura actual. En medio de todo el crecimiento, optimismo y entusiasmo de la revolución de la cerveza artesanal, si consideramos nuestra historia y cultura en su conjunto, en 4.269 cervecerías en 2015, es evidente que algo todavía nos está frenando.


Por qué el conteo más alto de cervecerías de EE. UU. Sigue siendo algo deprimente

Hemos alcanzado un hito importante en la historia de la cerveza estadounidense: en 2015, EE. UU. Tenía 4.269 cervecerías, más cervecerías que nunca, y finalmente batió el récord de 1873, según la Asociación de Cerveceros. La cuestión es que estos datos se presentan sin un contexto histórico bastante necesario. En 1873, Ulysses S. Grant comenzaba su segundo mandato como presidente de los Estados Unidos, la banda Jesse James estaba robando trenes en el oeste, la población nacional acababa de superar los 38,5 millones y Estados Unidos contaba con 4.131 cervecerías. Esto parecería un claro motivo de celebración, ¿verdad? 1873 defendió su récord de & # 8220 más cervecerías & # 8221 durante 142 años, ¡y nosotros, los titanes modernos del conocimiento de la cerveza, finalmente lo hemos derrotado! ¡Woooh! ¡ESTADOS UNIDOS! ¡ESTADOS UNIDOS! Pero, ¿por qué tomó tanto tiempo? ¿Es posible que un simple recuento pueda tener la misma relevancia o significado hoy que en ese entonces?

Artículos relacionados

Propaganda de la era de la prohibición y un busto del reverendo Howard Hyde Russell, fundador de la Anti-Saloon League.

Fui a ver la colección de Anti-Saloon League en la Biblioteca Pública de Westerville en Westerville, Ohio, en las afueras de Columbus, para obtener un poco de crédito adicional y me pareció bastante alucinante que el centro de todo lo que hizo la ASL esté en mi propio patio trasero. Pude registrar realmente lo que sucedió durante ese período de tiempo, cómo se moldeó la opinión pública y cómo aparecen las cosas diferentes hoy a través de la lente del movimiento moderno de la cerveza artesanal. Al salir del museo, caminé a toda velocidad siete minutos por la carretera en busca de un poco de justicia poética posterior a la Prohibición con una pinta relajante de la cerveza Pale Ale de Temperance Row Brewing de Westerville, que lleva el nombre del radical movimiento de templanza y conocido portador de hachas Carrie Nation. ) y comenzó a darse cuenta de que Estados Unidos probablemente nunca se recuperará por completo de todos los traspiés culturales, políticos, sociales y económicos que tuvieron lugar durante la Prohibición. Es un poco triste que la gente esté considerando el recuento de cervecerías de la Asociación de Cerveceros desde un lugar de “¡Finalmente, los últimos vestigios de la Prohibición pueden ser relegados completamente al pasado! ¡Me alegro de que haya terminado, seguro que fue un inconveniente! "

Sin embargo, seamos realistas: de ninguna manera es tan simple. Sí, es mejor que EE. UU. Registre más fábricas de cerveza que nunca y que el público se esté educando progresivamente sobre los aspectos deseables de los ingredientes, los procesos y la innovación de las cervezas de calidad, entre otras cosas. Pero 4.269 cervecerías en 2015 no pueden equivaler directamente a una conclusión socioeconómica neta positiva solo porque ahora hay un 3 por ciento más de lo que existía hace un siglo y medio. Por un lado, asumiendo el 1 de julio de 2015, las estimaciones de población de EE. UU. De 321,418,820, la población de EE. UU. Ha crecido alrededor de un 735 por ciento desde 1873. Ahora, estos datos están sesgados ya que no excluyen a los niños y a los no bebedores, pero permítanme dar Tienes una idea general de la escala de la diferencia: si bien solía haber una fábrica de cerveza por cada 9.320 personas en el país, en 2015 había una fábrica de cerveza por cada 75.291 personas. Si comparamos los números de cervecerías en diferentes períodos de tiempo como una comparación directa de manzanas con manzanas, deberíamos tener más de 35.000 cervecerías antes de sacar los sombreros de fiesta.

El museo & # 8217s conjunto de la Enciclopedia estándar del problema del alcohol. Sí, existe una enciclopedia de problemas con el alcohol. Gracias, Prohibición.

También tenemos que reconocer algunas diferencias descaradamente obvias entre los dos períodos. Para empezar, las redes de distribución y la tecnología son ridículamente diferentes en términos de refrigeración, empaque y poder adquisitivo del estadounidense promedio. Los dos períodos de tiempo son mundos distintos y escapan en gran medida a la comparación. Pero incluso si tuviéramos que corregir la población, la tecnología y otras diferencias declaradas anteriormente, ¿qué pasa con las leyes? Seriamente, cada El estado en la unión ha anticuado la legislación de la era de la Prohibición arraigada en la ignorancia de una era pasada que todavía de alguna manera se está aplicando activamente. Ohio tiene un límite impuesto a las cervezas producidas y vendidas dentro del estado que dicta que deben estar por debajo del 12 por ciento de ABV en Tennessee, el estado considera que todas las cervezas con ABV por encima del 6.2 por ciento son cervezas de & # 8220 de alta densidad & # 8221, que deben venderse en licorerías Oklahoma actualmente requiere que cualquier cerveza por encima del 3.2 por ciento de ABV no se venda fría fuera de una licorería y hay una batalla legislativa en curso en Georgia en este momento, donde los cerveceros artesanales se han visto obligados a luchar extensamente solo para lograr una autonomía comercial de sentido común con respecto a los recorridos por las cervecerías. Estos ejemplos apenas arañan la superficie de nuestra realidad jurídica. ¿Cuál es la lógica que rodea a estas leyes arcaicas? Respuesta: ninguno, fuera de una ignorancia vestigial que todos permitimos complacientemente que persista dentro de nuestra sociedad mucho después de que nosotros, como nación, reconociéramos que la Prohibición, el Experimento Noble, fue un fracaso épico.

Lo que estoy diciendo es que quizás todos deberíamos estar un poco más cabreados por lo que sugieren los datos de la Asociación de Cerveceros, desde el tiempo que nos ha llevado recuperar los números de nuestras cervecerías, hasta reconocer que algunas de las mismas agendas políticas que nos llevaron a la Prohibición en primer lugar todavía están posiblemente bastante presentes en la cultura actual. En medio de todo el crecimiento, optimismo y entusiasmo de la revolución de la cerveza artesanal, si consideramos nuestra historia y cultura en su conjunto, en 4.269 cervecerías en 2015, es evidente que algo todavía nos frena.


Por qué el conteo más alto de cervecerías de EE. UU. Sigue siendo algo deprimente

Hemos alcanzado un hito importante en la historia de la cerveza estadounidense: en 2015, EE. UU. Tenía 4.269 cervecerías, más cervecerías que nunca, y finalmente batió el récord de 1873, según la Asociación de Cerveceros. La cuestión es que estos datos se presentan sin un contexto histórico bastante necesario. En 1873, Ulysses S. Grant comenzaba su segundo mandato como presidente de los Estados Unidos, la banda Jesse James estaba robando trenes en el oeste, la población nacional acababa de superar los 38,5 millones y Estados Unidos contaba con 4.131 cervecerías. Esto parecería un claro motivo de celebración, ¿verdad? 1873 defendió su récord de & # 8220 más cervecerías & # 8221 durante 142 años, ¡y nosotros, los titanes modernos del conocimiento de la cerveza, finalmente lo hemos derrotado! ¡Woooh! ¡ESTADOS UNIDOS! ¡ESTADOS UNIDOS! Pero, ¿por qué tomó tanto tiempo? ¿Es posible que un simple recuento pueda tener la misma relevancia o significado hoy que en ese entonces?

Artículos relacionados

Propaganda de la era de la prohibición y un busto del reverendo Howard Hyde Russell, fundador de la Anti-Saloon League.

Fui a ver la colección de la Anti-Saloon League en la Biblioteca Pública de Westerville en Westerville, Ohio, en las afueras de Columbus, para obtener un poco de crédito extra y me pareció bastante alucinante que el centro de todo lo que hizo la ASL esté en mi propio patio trasero. Pude registrar realmente lo que sucedió durante ese período de tiempo, cómo se moldeó la opinión pública y cómo aparecen las cosas diferentes hoy a través de la lente del movimiento moderno de la cerveza artesanal. Al salir del museo, caminé a toda velocidad siete minutos por la calle en busca de un poco de justicia poética posterior a la Prohibición con una pinta relajante de la cerveza Pale Ale de Temperance Row Brewing de Westerville, que lleva el nombre del radical movimiento de templanza y conocido portador de hachas Carrie Nation. ) y comenzó a darse cuenta de que Estados Unidos probablemente nunca se recuperará por completo de todos los traspiés culturales, políticos, sociales y económicos que tuvieron lugar durante la Prohibición. Es un poco triste que la gente esté considerando el recuento de cervecerías de la Asociación de Cerveceros desde un lugar de “¡Finalmente, los últimos vestigios de la Prohibición pueden ser relegados completamente al pasado! ¡Me alegro de que haya terminado, seguro que fue un inconveniente! "

Sin embargo, seamos realistas: de ninguna manera es tan simple. Sí, es mejor que EE. UU. Registre más fábricas de cerveza que nunca y que el público se esté educando progresivamente sobre los aspectos deseables de los ingredientes, los procesos y la innovación de las cervezas de calidad, entre otras cosas. Pero 4.269 cervecerías en 2015 no pueden equivaler directamente a una conclusión socioeconómica neta positiva solo porque ahora hay un 3 por ciento más de lo que existía hace un siglo y medio. Por un lado, asumiendo las estimaciones de población de EE. UU. Del 1 de julio de 2015 de 321,418,820, la población de EE. UU. Ha crecido alrededor de un 735 por ciento desde 1873. Ahora, estos datos están sesgados ya que no excluyen a los niños y a los no bebedores, pero permítanme dar Tienes una idea general de la escala de la diferencia: si bien solía haber una fábrica de cerveza por cada 9.320 personas en el país, en 2015 había una fábrica de cerveza por cada 75.291 personas. Si comparamos los números de cervecerías en diferentes períodos de tiempo como una comparación directa de manzanas con manzanas, deberíamos tener más de 35.000 cervecerías antes de sacar los sombreros de fiesta.

El museo & # 8217s conjunto de la Enciclopedia estándar del problema del alcohol. Sí, existe una enciclopedia de problemas con el alcohol. Gracias, Prohibición.

También tenemos que reconocer algunas diferencias descaradamente obvias entre los dos períodos. Para empezar, las redes de distribución y la tecnología son ridículamente diferentes en términos de refrigeración, empaque y poder adquisitivo del estadounidense promedio. Los dos períodos de tiempo son mundos separados y escapan en gran medida a la comparación. Pero incluso si tuviéramos que corregir la población, la tecnología y otras diferencias declaradas anteriormente, ¿qué pasa con las leyes? Seriamente, cada El estado en la unión ha anticuado la legislación de la era de la Prohibición arraigada en la ignorancia de una era pasada que todavía de alguna manera se está aplicando activamente. Ohio tiene un límite impuesto a las cervezas producidas y vendidas dentro del estado que dicta que deben estar por debajo del 12 por ciento de ABV en Tennessee, el estado considera que todas las cervezas con ABV por encima del 6.2 por ciento son cervezas de & # 8220 alta densidad & # 8221, que deben venderse en licorerías Oklahoma actualmente requiere que cualquier cerveza por encima del 3.2 por ciento de ABV no se venda fría fuera de una licorería y hay una batalla legislativa en curso en Georgia en este momento, donde los cerveceros artesanales se han visto obligados a luchar extensamente solo para lograr una autonomía comercial de sentido común con respecto a los recorridos por las cervecerías. Estos ejemplos apenas arañan la superficie de nuestra realidad jurídica. ¿Cuál es la lógica que rodea a estas leyes arcaicas? Respuesta: ninguno, fuera de una ignorancia vestigial que todos permitimos complacientemente que persista dentro de nuestra sociedad mucho después de que nosotros, como nación, reconociéramos la Prohibición, el Experimento Noble, fue un fracaso épico.

Lo que estoy diciendo es que quizás todos deberíamos estar un poco más cabreados por lo que sugieren los datos de la Asociación de Cerveceros, desde el tiempo que nos ha llevado recuperar los números de nuestras cervecerías, hasta reconocer que algunas de las mismas agendas políticas que nos llevaron a la Prohibición en primer lugar, todavía están bastante presentes en la cultura actual. En medio de todo el crecimiento, optimismo y entusiasmo de la revolución de la cerveza artesanal, si consideramos nuestra historia y cultura en su conjunto, en 4.269 cervecerías en 2015, es evidente que algo todavía nos frena.


Por qué el conteo más alto de cervecerías de EE. UU. Sigue siendo algo deprimente

Hemos alcanzado un hito importante en la historia de la cerveza estadounidense: en 2015, EE. UU. Tenía 4.269 cervecerías, más cervecerías que nunca, y finalmente batió el récord de 1873, según la Asociación de Cerveceros. La cuestión es que estos datos se presentan sin un contexto histórico bastante necesario. En 1873, Ulysses S. Grant comenzaba su segundo mandato como presidente de los Estados Unidos, la banda Jesse James estaba robando trenes en el oeste, la población nacional acababa de superar los 38,5 millones y Estados Unidos contaba con 4.131 cervecerías. Esto parecería un claro motivo de celebración, ¿verdad? 1873 defendió su récord de & # 8220 más cervecerías & # 8221 durante 142 años, ¡y nosotros, los titanes modernos del conocimiento de la cerveza, finalmente lo hemos derrotado! ¡Woooh! ¡ESTADOS UNIDOS! ¡ESTADOS UNIDOS! Pero, ¿por qué tomó tanto tiempo? Is it even possible that a simple count can carry anywhere near the same relevance or meaning today as it did back then?

Related Articles

Prohibition-era propaganda and a bust of Reverend Howard Hyde Russell, founder of the Anti-Saloon League.

I went to see the Anti-Saloon League collection at the Westerville Public Library in Westerville, Ohio, outside Columbus, for a little extra credit and found it pretty mind-blowing that the center of everything the ASL did is right in my own backyard. I was able to really register what took place during that time period, how public opinion was molded and how different things appear today through the lens of the modern craft beer movement. Upon leaving the museum, I speed-walked seven minutes up the road for a bit of post-Prohibition poetic justice with a calming pint of Westerville’s own Temperance Row Brewing’s “Hatchetation” Pale Ale (named after temperance movement radical and noted hatchet carrier Carrie Nation) and began to realize that the United States will likely never fully recover from all of the cultural, political, societal and economic missteps that took place during Prohibition. It’s a little sad that people are regarding the Brewers Association’s brewery count from a place of “Finally, the last vestiges of Prohibition can be relegated completely to the past! Glad that’s over, it sure was inconvenient!”

Let’s be real, though: In no way is it that simple. Yes, it’s better that the U.S. is registering more breweries than ever before and that the public is progressively educating itself on the desirable aspects of quality brew ingredients, processes and innovation, among other things. But 4,269 breweries in 2015 cannot directly equate to a net positive socioeconomic conclusion just because there’s now 3 percent more than what existed a century and a half ago. For one, assuming the July 1, 2015, U.S. population estimates of 321,418,820, the population of the U.S. has grown about 735 percent since 1873. Now, this data is skewed as it doesn’t factor out children and nondrinkers, but let me give you a general sense of the scale of difference: While there used to be one brewery for every 9,320 people in the country, as of 2015 there was one brewery for every 75,291 people. If we’re comparing brewery numbers across different time periods as a direct apples-to-apples comparison, we should have closer to 35,000 breweries before we bust out the party hats.

The museum’s set of the Standard Encyclopedia of the Alcohol Problem. Yes, there’s an encyclopedia of alcohol problems. Thanks, Prohibition.

We also have to recognize some blatantly obvious differences between the two periods. To start, distribution networks and technology are ridiculously different in terms of refrigeration, packaging and the buying power of the average American. The two time periods are worlds apart and largely escape comparison. But even if we were to correct for population, technology and other previously stated differences, what about laws? Seriously, cada state in the union has outdated Prohibition-era legislation rooted in the ignorance of a bygone era that is still somehow actively being enforced. Ohio has a limit levied on beers produced and sold within the state dictating that they must be below 12 percent ABV in Tennessee, the state considers all beers with ABV above 6.2 percent to be “high gravity” beer, required to be sold in liquor stores Oklahoma currently requires any beer above 3.2 percent ABV to not be sold cold outside of a liquor store and there is an ongoing legislative battle raging in Georgia right now where craft brewers have been forced to fight extensively just to achieve common-sense business autonomy regarding brewery tours. These examples barely even scratch the surface of our legal reality. What is the logic surrounding these archaic laws? Answer: none, outside of a vestigial ignorance we all complacently allow to persist within our society long after we, as a nation, acknowledged Prohibition, the Noble Experiment, was an epic fail.

What I’m saying is perhaps we should all be a little bit more pissed off about what that Brewers Association data is suggesting, from how long it’s taken us just to get our brewery numbers back up, to acknowledging that some of the same political agendas that drove us into Prohibition in the first place are still arguably quite present in today’s culture. In the midst of all the growth, optimism and excitement of the craft beer revolution, if we consider our history and culture as a whole, at 4,269 breweries in 2015, something is clearly still holding us back.


Why The All-Time Highest Count Of U.S. Breweries Is Still Kind Of Depressing

We’ve hit a major milestone in American beer history: As of 2015, the U.S. had 4,269 breweries — more breweries than ever before, finally beating the 1873 record, according to the Brewers Association. The thing is, this data is presented without some fairly necessary historical context. In 1873, Ulysses S. Grant was beginning his second term in office as president of the United States, the Jesse James Gang was robbing trains out West, the national population had just crept over 38.5 million and America boasted 4,131 breweries. This would seem like a clear cause for celebration, right? 1873 defended its “most breweries” record for 142 years, and we modern titans of beer knowledge have finally defeated it! Woooh! U-S-A! U-S-A! But why did it take this long? Is it even possible that a simple count can carry anywhere near the same relevance or meaning today as it did back then?

Related Articles

Prohibition-era propaganda and a bust of Reverend Howard Hyde Russell, founder of the Anti-Saloon League.

I went to see the Anti-Saloon League collection at the Westerville Public Library in Westerville, Ohio, outside Columbus, for a little extra credit and found it pretty mind-blowing that the center of everything the ASL did is right in my own backyard. I was able to really register what took place during that time period, how public opinion was molded and how different things appear today through the lens of the modern craft beer movement. Upon leaving the museum, I speed-walked seven minutes up the road for a bit of post-Prohibition poetic justice with a calming pint of Westerville’s own Temperance Row Brewing’s “Hatchetation” Pale Ale (named after temperance movement radical and noted hatchet carrier Carrie Nation) and began to realize that the United States will likely never fully recover from all of the cultural, political, societal and economic missteps that took place during Prohibition. It’s a little sad that people are regarding the Brewers Association’s brewery count from a place of “Finally, the last vestiges of Prohibition can be relegated completely to the past! Glad that’s over, it sure was inconvenient!”

Let’s be real, though: In no way is it that simple. Yes, it’s better that the U.S. is registering more breweries than ever before and that the public is progressively educating itself on the desirable aspects of quality brew ingredients, processes and innovation, among other things. But 4,269 breweries in 2015 cannot directly equate to a net positive socioeconomic conclusion just because there’s now 3 percent more than what existed a century and a half ago. For one, assuming the July 1, 2015, U.S. population estimates of 321,418,820, the population of the U.S. has grown about 735 percent since 1873. Now, this data is skewed as it doesn’t factor out children and nondrinkers, but let me give you a general sense of the scale of difference: While there used to be one brewery for every 9,320 people in the country, as of 2015 there was one brewery for every 75,291 people. If we’re comparing brewery numbers across different time periods as a direct apples-to-apples comparison, we should have closer to 35,000 breweries before we bust out the party hats.

The museum’s set of the Standard Encyclopedia of the Alcohol Problem. Yes, there’s an encyclopedia of alcohol problems. Thanks, Prohibition.

We also have to recognize some blatantly obvious differences between the two periods. To start, distribution networks and technology are ridiculously different in terms of refrigeration, packaging and the buying power of the average American. The two time periods are worlds apart and largely escape comparison. But even if we were to correct for population, technology and other previously stated differences, what about laws? Seriously, cada state in the union has outdated Prohibition-era legislation rooted in the ignorance of a bygone era that is still somehow actively being enforced. Ohio has a limit levied on beers produced and sold within the state dictating that they must be below 12 percent ABV in Tennessee, the state considers all beers with ABV above 6.2 percent to be “high gravity” beer, required to be sold in liquor stores Oklahoma currently requires any beer above 3.2 percent ABV to not be sold cold outside of a liquor store and there is an ongoing legislative battle raging in Georgia right now where craft brewers have been forced to fight extensively just to achieve common-sense business autonomy regarding brewery tours. These examples barely even scratch the surface of our legal reality. What is the logic surrounding these archaic laws? Answer: none, outside of a vestigial ignorance we all complacently allow to persist within our society long after we, as a nation, acknowledged Prohibition, the Noble Experiment, was an epic fail.

What I’m saying is perhaps we should all be a little bit more pissed off about what that Brewers Association data is suggesting, from how long it’s taken us just to get our brewery numbers back up, to acknowledging that some of the same political agendas that drove us into Prohibition in the first place are still arguably quite present in today’s culture. In the midst of all the growth, optimism and excitement of the craft beer revolution, if we consider our history and culture as a whole, at 4,269 breweries in 2015, something is clearly still holding us back.


Why The All-Time Highest Count Of U.S. Breweries Is Still Kind Of Depressing

We’ve hit a major milestone in American beer history: As of 2015, the U.S. had 4,269 breweries — more breweries than ever before, finally beating the 1873 record, according to the Brewers Association. The thing is, this data is presented without some fairly necessary historical context. In 1873, Ulysses S. Grant was beginning his second term in office as president of the United States, the Jesse James Gang was robbing trains out West, the national population had just crept over 38.5 million and America boasted 4,131 breweries. This would seem like a clear cause for celebration, right? 1873 defended its “most breweries” record for 142 years, and we modern titans of beer knowledge have finally defeated it! Woooh! U-S-A! U-S-A! But why did it take this long? Is it even possible that a simple count can carry anywhere near the same relevance or meaning today as it did back then?

Related Articles

Prohibition-era propaganda and a bust of Reverend Howard Hyde Russell, founder of the Anti-Saloon League.

I went to see the Anti-Saloon League collection at the Westerville Public Library in Westerville, Ohio, outside Columbus, for a little extra credit and found it pretty mind-blowing that the center of everything the ASL did is right in my own backyard. I was able to really register what took place during that time period, how public opinion was molded and how different things appear today through the lens of the modern craft beer movement. Upon leaving the museum, I speed-walked seven minutes up the road for a bit of post-Prohibition poetic justice with a calming pint of Westerville’s own Temperance Row Brewing’s “Hatchetation” Pale Ale (named after temperance movement radical and noted hatchet carrier Carrie Nation) and began to realize that the United States will likely never fully recover from all of the cultural, political, societal and economic missteps that took place during Prohibition. It’s a little sad that people are regarding the Brewers Association’s brewery count from a place of “Finally, the last vestiges of Prohibition can be relegated completely to the past! Glad that’s over, it sure was inconvenient!”

Let’s be real, though: In no way is it that simple. Yes, it’s better that the U.S. is registering more breweries than ever before and that the public is progressively educating itself on the desirable aspects of quality brew ingredients, processes and innovation, among other things. But 4,269 breweries in 2015 cannot directly equate to a net positive socioeconomic conclusion just because there’s now 3 percent more than what existed a century and a half ago. For one, assuming the July 1, 2015, U.S. population estimates of 321,418,820, the population of the U.S. has grown about 735 percent since 1873. Now, this data is skewed as it doesn’t factor out children and nondrinkers, but let me give you a general sense of the scale of difference: While there used to be one brewery for every 9,320 people in the country, as of 2015 there was one brewery for every 75,291 people. If we’re comparing brewery numbers across different time periods as a direct apples-to-apples comparison, we should have closer to 35,000 breweries before we bust out the party hats.

The museum’s set of the Standard Encyclopedia of the Alcohol Problem. Yes, there’s an encyclopedia of alcohol problems. Thanks, Prohibition.

We also have to recognize some blatantly obvious differences between the two periods. To start, distribution networks and technology are ridiculously different in terms of refrigeration, packaging and the buying power of the average American. The two time periods are worlds apart and largely escape comparison. But even if we were to correct for population, technology and other previously stated differences, what about laws? Seriously, cada state in the union has outdated Prohibition-era legislation rooted in the ignorance of a bygone era that is still somehow actively being enforced. Ohio has a limit levied on beers produced and sold within the state dictating that they must be below 12 percent ABV in Tennessee, the state considers all beers with ABV above 6.2 percent to be “high gravity” beer, required to be sold in liquor stores Oklahoma currently requires any beer above 3.2 percent ABV to not be sold cold outside of a liquor store and there is an ongoing legislative battle raging in Georgia right now where craft brewers have been forced to fight extensively just to achieve common-sense business autonomy regarding brewery tours. These examples barely even scratch the surface of our legal reality. What is the logic surrounding these archaic laws? Answer: none, outside of a vestigial ignorance we all complacently allow to persist within our society long after we, as a nation, acknowledged Prohibition, the Noble Experiment, was an epic fail.

What I’m saying is perhaps we should all be a little bit more pissed off about what that Brewers Association data is suggesting, from how long it’s taken us just to get our brewery numbers back up, to acknowledging that some of the same political agendas that drove us into Prohibition in the first place are still arguably quite present in today’s culture. In the midst of all the growth, optimism and excitement of the craft beer revolution, if we consider our history and culture as a whole, at 4,269 breweries in 2015, something is clearly still holding us back.


Why The All-Time Highest Count Of U.S. Breweries Is Still Kind Of Depressing

We’ve hit a major milestone in American beer history: As of 2015, the U.S. had 4,269 breweries — more breweries than ever before, finally beating the 1873 record, according to the Brewers Association. The thing is, this data is presented without some fairly necessary historical context. In 1873, Ulysses S. Grant was beginning his second term in office as president of the United States, the Jesse James Gang was robbing trains out West, the national population had just crept over 38.5 million and America boasted 4,131 breweries. This would seem like a clear cause for celebration, right? 1873 defended its “most breweries” record for 142 years, and we modern titans of beer knowledge have finally defeated it! Woooh! U-S-A! U-S-A! But why did it take this long? Is it even possible that a simple count can carry anywhere near the same relevance or meaning today as it did back then?

Related Articles

Prohibition-era propaganda and a bust of Reverend Howard Hyde Russell, founder of the Anti-Saloon League.

I went to see the Anti-Saloon League collection at the Westerville Public Library in Westerville, Ohio, outside Columbus, for a little extra credit and found it pretty mind-blowing that the center of everything the ASL did is right in my own backyard. I was able to really register what took place during that time period, how public opinion was molded and how different things appear today through the lens of the modern craft beer movement. Upon leaving the museum, I speed-walked seven minutes up the road for a bit of post-Prohibition poetic justice with a calming pint of Westerville’s own Temperance Row Brewing’s “Hatchetation” Pale Ale (named after temperance movement radical and noted hatchet carrier Carrie Nation) and began to realize that the United States will likely never fully recover from all of the cultural, political, societal and economic missteps that took place during Prohibition. It’s a little sad that people are regarding the Brewers Association’s brewery count from a place of “Finally, the last vestiges of Prohibition can be relegated completely to the past! Glad that’s over, it sure was inconvenient!”

Let’s be real, though: In no way is it that simple. Yes, it’s better that the U.S. is registering more breweries than ever before and that the public is progressively educating itself on the desirable aspects of quality brew ingredients, processes and innovation, among other things. But 4,269 breweries in 2015 cannot directly equate to a net positive socioeconomic conclusion just because there’s now 3 percent more than what existed a century and a half ago. For one, assuming the July 1, 2015, U.S. population estimates of 321,418,820, the population of the U.S. has grown about 735 percent since 1873. Now, this data is skewed as it doesn’t factor out children and nondrinkers, but let me give you a general sense of the scale of difference: While there used to be one brewery for every 9,320 people in the country, as of 2015 there was one brewery for every 75,291 people. If we’re comparing brewery numbers across different time periods as a direct apples-to-apples comparison, we should have closer to 35,000 breweries before we bust out the party hats.

The museum’s set of the Standard Encyclopedia of the Alcohol Problem. Yes, there’s an encyclopedia of alcohol problems. Thanks, Prohibition.

We also have to recognize some blatantly obvious differences between the two periods. To start, distribution networks and technology are ridiculously different in terms of refrigeration, packaging and the buying power of the average American. The two time periods are worlds apart and largely escape comparison. But even if we were to correct for population, technology and other previously stated differences, what about laws? Seriously, cada state in the union has outdated Prohibition-era legislation rooted in the ignorance of a bygone era that is still somehow actively being enforced. Ohio has a limit levied on beers produced and sold within the state dictating that they must be below 12 percent ABV in Tennessee, the state considers all beers with ABV above 6.2 percent to be “high gravity” beer, required to be sold in liquor stores Oklahoma currently requires any beer above 3.2 percent ABV to not be sold cold outside of a liquor store and there is an ongoing legislative battle raging in Georgia right now where craft brewers have been forced to fight extensively just to achieve common-sense business autonomy regarding brewery tours. These examples barely even scratch the surface of our legal reality. What is the logic surrounding these archaic laws? Answer: none, outside of a vestigial ignorance we all complacently allow to persist within our society long after we, as a nation, acknowledged Prohibition, the Noble Experiment, was an epic fail.

What I’m saying is perhaps we should all be a little bit more pissed off about what that Brewers Association data is suggesting, from how long it’s taken us just to get our brewery numbers back up, to acknowledging that some of the same political agendas that drove us into Prohibition in the first place are still arguably quite present in today’s culture. In the midst of all the growth, optimism and excitement of the craft beer revolution, if we consider our history and culture as a whole, at 4,269 breweries in 2015, something is clearly still holding us back.


Why The All-Time Highest Count Of U.S. Breweries Is Still Kind Of Depressing

We’ve hit a major milestone in American beer history: As of 2015, the U.S. had 4,269 breweries — more breweries than ever before, finally beating the 1873 record, according to the Brewers Association. The thing is, this data is presented without some fairly necessary historical context. In 1873, Ulysses S. Grant was beginning his second term in office as president of the United States, the Jesse James Gang was robbing trains out West, the national population had just crept over 38.5 million and America boasted 4,131 breweries. This would seem like a clear cause for celebration, right? 1873 defended its “most breweries” record for 142 years, and we modern titans of beer knowledge have finally defeated it! Woooh! U-S-A! U-S-A! But why did it take this long? Is it even possible that a simple count can carry anywhere near the same relevance or meaning today as it did back then?

Related Articles

Prohibition-era propaganda and a bust of Reverend Howard Hyde Russell, founder of the Anti-Saloon League.

I went to see the Anti-Saloon League collection at the Westerville Public Library in Westerville, Ohio, outside Columbus, for a little extra credit and found it pretty mind-blowing that the center of everything the ASL did is right in my own backyard. I was able to really register what took place during that time period, how public opinion was molded and how different things appear today through the lens of the modern craft beer movement. Upon leaving the museum, I speed-walked seven minutes up the road for a bit of post-Prohibition poetic justice with a calming pint of Westerville’s own Temperance Row Brewing’s “Hatchetation” Pale Ale (named after temperance movement radical and noted hatchet carrier Carrie Nation) and began to realize that the United States will likely never fully recover from all of the cultural, political, societal and economic missteps that took place during Prohibition. It’s a little sad that people are regarding the Brewers Association’s brewery count from a place of “Finally, the last vestiges of Prohibition can be relegated completely to the past! Glad that’s over, it sure was inconvenient!”

Let’s be real, though: In no way is it that simple. Yes, it’s better that the U.S. is registering more breweries than ever before and that the public is progressively educating itself on the desirable aspects of quality brew ingredients, processes and innovation, among other things. But 4,269 breweries in 2015 cannot directly equate to a net positive socioeconomic conclusion just because there’s now 3 percent more than what existed a century and a half ago. For one, assuming the July 1, 2015, U.S. population estimates of 321,418,820, the population of the U.S. has grown about 735 percent since 1873. Now, this data is skewed as it doesn’t factor out children and nondrinkers, but let me give you a general sense of the scale of difference: While there used to be one brewery for every 9,320 people in the country, as of 2015 there was one brewery for every 75,291 people. If we’re comparing brewery numbers across different time periods as a direct apples-to-apples comparison, we should have closer to 35,000 breweries before we bust out the party hats.

The museum’s set of the Standard Encyclopedia of the Alcohol Problem. Yes, there’s an encyclopedia of alcohol problems. Thanks, Prohibition.

We also have to recognize some blatantly obvious differences between the two periods. To start, distribution networks and technology are ridiculously different in terms of refrigeration, packaging and the buying power of the average American. The two time periods are worlds apart and largely escape comparison. But even if we were to correct for population, technology and other previously stated differences, what about laws? Seriously, cada state in the union has outdated Prohibition-era legislation rooted in the ignorance of a bygone era that is still somehow actively being enforced. Ohio has a limit levied on beers produced and sold within the state dictating that they must be below 12 percent ABV in Tennessee, the state considers all beers with ABV above 6.2 percent to be “high gravity” beer, required to be sold in liquor stores Oklahoma currently requires any beer above 3.2 percent ABV to not be sold cold outside of a liquor store and there is an ongoing legislative battle raging in Georgia right now where craft brewers have been forced to fight extensively just to achieve common-sense business autonomy regarding brewery tours. These examples barely even scratch the surface of our legal reality. What is the logic surrounding these archaic laws? Answer: none, outside of a vestigial ignorance we all complacently allow to persist within our society long after we, as a nation, acknowledged Prohibition, the Noble Experiment, was an epic fail.

What I’m saying is perhaps we should all be a little bit more pissed off about what that Brewers Association data is suggesting, from how long it’s taken us just to get our brewery numbers back up, to acknowledging that some of the same political agendas that drove us into Prohibition in the first place are still arguably quite present in today’s culture. In the midst of all the growth, optimism and excitement of the craft beer revolution, if we consider our history and culture as a whole, at 4,269 breweries in 2015, something is clearly still holding us back.


Ver el vídeo: EL NEGOCIO DE LA CERVEZA ARTESANAL, UN NEGOCIO ALTAMENTE RENTABLE (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Danh

    Sí, en serio. Entonces sucede.

  2. Shakakree

    Es notable, una frase útil

  3. Northrup

    Creo que está equivocado. Estoy seguro. Propongo discutirlo. Escríbeme en PM.

  4. Skylar

    Leí tu artículo y me encantó, gracias.

  5. Owen

    No.

  6. Tujinn

    si, una buena eleccion



Escribe un mensaje